Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Refrigeración De Alimentos.

Las Bacterias Y La Refrigeración

20110216181302-fridgehand3.jpg

Con la refrigeración se ralentiza el crecimiento bacterial, las bacterias están en todas partes: están en la tierra, en el agua, en el aire y en los alimentos que comemos.  Cuando éstas cuentan con nutrientes (comida), humedad y temperaturas favorables; crecen con rapidez aumentando su número, al punto en que algunas de ellas pueden producir serias enfermedades.

Las bacterias crecen con mayor rapidez en un rango de temperatura que va de los 40 a 140° F, el cual es denominado la zona de peligro. En dicha zona las bacterias pueden duplicarse en número en tan sólo 20 minutos.  Si se cuenta con un sistema que suministre una temperatura inferior a los 40° F, la comida puede mantenerse protegida.

Existen dos familias diferentes de bacterias: las patógenas y las descomponedoras. En el caso de las primeras, éstas pueden causar intoxicación por alimentos y otras enfermedades. En el caso de las descomponedoras, éstas hacen que la comida se deteriore y desarrollo sabores, olores y texturas desagradables.

Las bacterias patógenas pueden crecer rápidamente en la zona de peligro, pero no afectan el sabor, olor, o la apariencia de la comida. En otras palabras, sin los medios adecuados, es muy difícil notar la presencia de estas bacterias.

Las bacterias descomponedoras pueden crecer a bajas temperaturas, como en un refrigerador. Eventualmente, causan que la comida huela, se vea y sepa mal. La mayoría de las personas no comería alimentos en dichas condiciones, pero si llegasen a hacerlo no se enfermarían. Todo puede resumirse en un asunto de calidad versus seguridad.  De esta forma, la comida que se deje mucho tiempo en refrigeración puede ser peligrosa para ser consumida, pero puede verse bien. También puede ser posible que la comida que ha sido almacenada por mucho tiempo, en el refrigerador o congelador, pueda parecer de menor calidad, pero no hará que una persona se enferme si la come. No obstante, algunas bacterias como la Listeria monocytogenes pueden proliferar a baja temperaturas y si está presente en un sistema de refrigeración, puede causar enfermedades.

Por razones de seguridad, es importante verificar la temperatura de un sistema de refrigeración. Algunos de éstos cuentan con termómetros para saber a que temperatura están trabajando. Si se cuenta con sistemas sin esta cualidad, se puede contar con un termómetro especial, que puede ser colocado al interior de los sistemas de refrigeración. Monitorear la temperatura es fundamental, puesto que si hay oscilaciones los alimentos pueden verse afectados en varios aspectos.


Importancia De Las Compañías Que Diseñan Sistemas Para El Almacenamiento En Frío

20110215200144-almacenamiento-frio.jpg

Las compañías, que diseñan sistemas para el almacenamiento en frío, desempeñan un papel de mucha importancia en la sociedad moderna. Desde el almacenamiento y trasporte de vacunas y alimentos perecederos, hasta el envío de flores; estas compañías tienen una solución para cada caso. De esta forma, estas empresas son vitales en la preservación de la cadena de frío. No  obstante, es muy reducido el grupo de personas que ven la importancia de los frigoríficos, de los vehículos refrigerados, de los contenedores de refrigeración y en general, de cualquier sistema para la aplicación de temperaturas bajas y controladas.

Sólo las personas que trabajan en el sector alimentario o en el de la salud, son concientes de la importancia que tienen los sistemas de refrigeración, para la preservación de la cadena de frío. Con esta cadena se plantea un sistema, mediante el cual, un producto se mantiene refrigerado. Esto es importante en alimentos perecederos, pero también para elementos como sangre, plasma, medicinas, vacunas, farmacéuticos e incluso equipos electrónicos, ultrasensibles, que no pueden ser expuestos al calor o a  temperaturas fluctuantes.

Diferentes productos tienen diferentes requerimientos de temperatura. En el caso de las vacunas las condiciones son de 2 a 8 grados Celsius. En cuanto a las sangre, una temperatura de almacenamiento de 1 a 6 grados Celsius, es lo que se usa.  Los estándares y requerimientos para estos productos deben mantenerse, a través de todo el proceso de distribución, o las consecuencias podrían ser fatales. Con los alimentos sucede lo mismo.

A parte de suministrar los ambientes ideales, para la conservación en frío, también existe la necesidad de empaques para envasar los productos en cuestión. No cualquier empaque o envase puede ser usado para refrigerar alimentos o productos médicos. Varias compañías están al tanto de ello y cuentan con las soluciones indicadas.

La industria para el transporte refrigerado y para el almacenamiento en frío  ha crecido con el paso de los años, con lo que ahora es posible encontrarse con varias compañías que ofrecen soluciones para la preservación de la cadena de frío. Gracias a estas empresas es posible almacenar alimentos por largos periodos de tiempo, sin afectar sus cualidades. Por otra parte, gracias a estas soluciones de enfriamiento es posible llevar vacunas, o medicamentos a cualquier lugar del globo, sin comprometer su calidad.

Sin la conservación en frío la vida, como la conocemos, sería muy diferente. Es por ello la importancia de las compañías que diseñan sistemas para el almacenamiento en frío.

 


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El Transporte En Frío

20110214213340-1271717626-88765826-1-fotos-de-transporte-con-frio-para-traslado-de-mercaderia-refrigerada-y-general-1271717626.jpg

El transporte en frío es algo de todos los días, pero muchas personas no están al tanto de su  importancia. Hace no muchos años, para transportar productos perecederos, por largas distancias, se utilizaba hielo para evitar que se deterioraran durante el viaje. Hoy en día,  los avances en la tecnología del transporte refrigerado, en combinación con opciones más rápidas de envío de mercancías, han hecho posible transportar productos perecederos por largas distancias y sin comprometer su calidad.

Productos como la carne, el pescado, el chocolate, farmacéuticos y mucho otros; son fácilmente corruptibles y no pueden ser transportados sin que se afecte su integridad, a menos que se acuda a sistemas de transporte refrigerado. El uso del frío en vehículos es bastante amplio, con lo que es posible verlo en el transporte de medicinas, vacunas, alimentos y otros materiales biológicos.

De esta manera, el transporte de estos productos se hace en sistemas que permiten suministrarles la temperatura adecuada y mantenerla estable. Con este transporte se busca que los productos, que se lleven, estén siempre bajo refrigeración desde que salen del lugar donde han sido producidos, hasta llegar al consumidor. A esta aplicación continua de frío se le denomina cadena de frío. Esta cadena es un método de logística, en el que la temperatura de las mercancías es controlada en cada una de las fases del transporte incluyendo la carga, el embarco, la descarga y el almacenamiento.

El hielo seco hace posible transportar paquetes refrigerados, mientras sus contenidos se mantienen fríos, por ello este método se usó bastante en el pasado. No obstante, las nuevas tecnologías han eliminado muchas de las limitaciones que tenía el transporte con hielo seco.  Los paquetes que se transportaban con hielo seco requerían del cumplimiento de protocolos rígidos y debían ser marcados como productos peligrosos de clase 9 UN 1845. El hielo seco se sigue usando con mucha frecuencia, para el transporte de productos sensibles, pero con los métodos modernos no es necesaria la etiqueta de “producto peligroso”. 

Los geles refrigerantes, a base de agua, han venido a revolucionar el transporte en frío. Estos refrigerantes han sido creados para aportar una alternativa segura y no tóxica, para sustituir el hielo seco. La versatilidad de los paquetes que se transportan, hace de los geles un producto ideal para diversas aplicaciones;  desde complejas actividades de la cadena frío, hasta el transporte de chocolates con fines románticos.  Con muchos países, en todo el mundo, confiando cada día más en el transporte en frío, esta industria es una de las más promisorias en la actualidad.

 

Cuidados De Una Cámara De Refrigeración

20110211232109-l-1190800217-01.jpg

Una cámara de refrigeración puede ser parte vital de cualquier cocina, ya sea en un hogar o en un restaurante. Estos  sistemas de almacenamiento en frío son el lugar para guardar la comida, para la familia o para la clientela y si dicha unidad de frío no está funcionando como debiese, puede ser un desperdicio de dinero. 

Para evitar que esto suceda, una cámara de refrigeración debe ser sometida a varios cuidados. Para empezar, se le debe aplicar un mantenimiento periódico, para lo cual se debe contactar al personal de mantenimiento, de la empresa que ha suministrado el sistema. Lo que se busca con estos mantenimientos es ver si hay fugas o filtraciones y evitar la acumulación de mugre y escarcha.

Otro de los cuidados que se debe tener, es evitar dejar abierta la puerta, de estos sistemas, por mucho tiempo. Una cámara de refrigeración funciona con energía eléctrica o combustibles y cuando la puerta se deja mucho tiempo abierta, el calor exterior ingresa a la cámara y hace que ésta tenga que trabajar de más, para poder conservar la temperatura ideal Esto genera un gasto innecesario de energía y por lo tanto de dinero. Para evitar estos desperdicios de potencia, existen sistemas de cerrado automático.

Al igual que con una nevera convencional, si se quiere sacar provecho de una cámara de refrigeración, se debe almacenar la mayor cantidad de productos que se pueda, pero de manera organizada. Para ello, lo mejor es distribuir los productos de manera que se posibilite una buena circulación de aire. También es mucho mejor no mezclar diferentes tipos de productos, puesto que cada uno de ellos tiene diferentes requerimientos para el almacenamiento en frío. Las carnes y lácteos necesitan de una temperatura diferente a la de frutas y verduras.

Contar con sistemas de generación de respaldo, es otro de los cuidados que se debería tener. Si se quiere conservar en buen estado el contenido refrigerado, es importante estar preparado por si hay un apagón. Cuando hay una disminución en la temperatura, al interior de un sistema de refrigeración, es posible que la actividad microbiana se reactive y que los alimentos comiencen a deteriorarse.

Como conclusión, se puede decir que una cámara de refrigeración es un sistema de mucha importancia, por lo que su uso y mantenimiento deben ser adecuados, si se quiere sacar un buen provecho de ella. Además, ante cualquier duda o eventualidad se debe acudir a profesionales y no tratar de manipular los mecanismos de una cámara de refrigeración, puesto que ello puede tener nefastas consecuencias.

 

 

Almacenaje De Productos En Frío

20110208181854-cega-multidistribucion-sa-almacenamiento-316000.jpg

Preservar la cadena de frío en fundamental para el almacenaje de productos que, dadas sus cualidades, necesiten de una temperatura inferior a los cero grados centígrados. Para lograr dicho objetivo se deben seguir ciertas recomendaciones. 

Cada producto que necesite almacenaje en frío es diferente de los demás y por ello, tendrá cuidados únicos dependiendo de sus cualidades. En el caso de las frutas, el tiempo que necesiten ser refrigeradas es muy diferente al de las carnes, o al de los lácteos. Por esta razón es importante conocer a fondo el producto que se piensa almacenar en frío, antes de adquirir un sistema en particular. 

Cuando se trata del almacenaje de productos en frío, se deben tener en mente tres principios fundamentales. El primero de ellos está asociado a la salubridad, con lo que busca que un producto esté limpio y lejos de cualquier foco de contagio. El segundo principio es mantener la temperatura requerida estable, para que el producto se preserve en buenas condiciones. Por último, se debe contar con una disposición especial de productos, de manera que el flujo de aire circule por todo el recinto de refrigeración. 

Muchos de los problemas, con el almacenaje en frío, se generan a causa del desconocimiento de la legislación y de las cualidades del producto a refrigerar o congelar. Por esta razón, cualquier persona o negocio, que requiera de soluciones para el almacenaje en frío, debe asesorarse con expertos que puedan dar la mejor solución. De esta forma, se puede contar con cámaras refrigeradas, camiones refrigerados y contenedores –también refrigerados-  que funcionan con energía eléctrica o combustibles como diesel o gasolina. Cualquier empresa que trabaje en el diseño, producción e instalación de estos sistemas de refrigeración, debe contar con los permisos legales, que son establecidos por las entidades de control. 

Por otro lado, existen temperaturas estándares para  almacenar productos en frío. En el caso de las carnes, se manejan condiciones de 2 a 3º C bajo cero. Los productos lácteos y la leche deben estar sometidos a temperaturas entre 5 y 10 ºC

Finalmente, cuando se cuenta con un sistema frigorífico se debe verificar que cumpla con la normatividad, relativa a la seguridad ambiental. Asimismo, se debe someter dicha unidad de enfriamiento a una limpieza periódica. También es importante que sólo personal calificado y autorizado ingrese al cuarto frío y que dicho personal almacene en forma adecuada los productos con los que se trabaja.   Estos productos deben estar libres de bacterias y en buenas condiciones. 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris